Abundio Matas, S.L.
CL Las Matas, 34
37730-Ledrada
Salamanca-Spain
TEL.+34 923591054
Info@abundio.com

El Cerdo Ibérico y la dehesa

El deleite que produce degustar los productos de cerdo ibérico tiene su origen fundamental en el binomio cerdo ibérico y dehesa. 

El cerdo ibérico agrupa una serie de variedades o castas autóctonas porcinas, de tamaño medio,piel pigmentada de negro a retinto, con extremidades finas que le permiten recorrer largas distancias en busca de alimento. Es de crecimiento lento y por tanto acumulan grasa , su cuerpo se cubre de un manto de tocino y en sus músculos se infiltran finas vetas de grasa. Gracias a su rusticidad se adapta perfectamente a la dehesa, espacio que habita desde hace siglos.

La dehesa es el resultado de la interacción del hombre sobre el bosque mediterráneo convirtiéndolo, con la retirada de matorral y la selección de árboles, en pastos arbolados donde conviven en perfecta armonía las especies ganaderas y la fauna salvaje. El árbol más frecuente en las dehesas es la encina, siendo elegido por su producción de bellotas que es un elemento clave en la alimentación del cerdo.

Las dehesas se extienden fundamentalmente por Salamanca, Extremadura,  Andalucía y  el Algarve y Alentejo portugués, ocupando una superficie aproximada de  3.6 millones de hectáreas.

La dehesa es el ecosistema con mayor biodiversidad de Europa, como ejemplo en los pastos se encuentran hasta 40 especies distintas de herbáceas por metro cuadrado. El cerdo ibérico obtiene de ella su ración diaria, en una combinación perfecta  de especies que se ha demostrado ser esencial para conseguir el aroma que se desprende de los productos curados de cerdo ibérico que tanto disfrutamos .


 
<< Volver
Usamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras. Mas información.